Después de “El Insomnio”

La consulta médica fue más o menos así.

– Doctor, tengo un problema. No duermo.
– ¿Cómo que no duerme?
– Bueno, duermo cuatro horas, de 12 a 4 y después me despierto y hasta las 6 no me vuelvo a dormir.
– Entonces duerme cuatro horas.
– ¡Eso no es nada! No me alcanza, me siento cansada todo el día y de malhumor.
– ¿Y por qué le pasa?
– No sé… (para eso vengo)… el síndrome de fin de año. Está todo el mundo a las corridas, tratando de llegar con todo… Estoy con mucho trabajo, dudas del futuro…
– …
– Y los pajaritos… que en la primavera enloquecen, yo no sé qué les pasa.
– ¿La despiertan?
– Sí. A las 4 empiezan algunos, después a las 5 creo que es el zorzal el que canta. A las 6 ya se calman un poquito y entonces me duermo. Tengo una orquesta en mi ventana.
– …
– Doctor, ¿tengo un trastorno del sueño?
– ¿Cómo duerme los fines de semana?
– Bien, bien. Por todo lo que no duermo en la semana.
– Mmm…
– ¿Y?
– Mariana, los trastornos del sueño no son de lunes a viernes.
– ¿Qué tengo entonces?
– Angustia.
– ¡¿Angustia?!
– Sí.
– ¿Cómo? ¿Y qué hago?
– Consulte con alguien de psicología.
– No sé… ¿mientras tanto? ¿Qué puedo tomar? Me hablaron de la valeriana, la pasiflora y esos yuyos…
– No, nada de eso.
– …

A esta altura del diálogo, estoy sentada en el consultorio mirando al doctor con ojos de cachorro abandonado y el otro me devuelve una expresión parecida (no me decido si es lástima o comprensión, o una mezcla).

– Es normal, está pasando por un momento de estrés. Haga gimnasia. O yoga.
– ¿Yoga?

***

Nunca creí en la valeriana ni en la pasiflora. Nunca me interesó la yoga. Nunca me molestó la primavera ni los pajaritos. Nunca fui a un clínico del sueño. Nunca… hasta “El Insomnio”. Ahora pruebo todo; abrí la mente a las soluciones más esotéricas. Y las recomendaciones de la gente son insólitas: una amiga me dijo que durmiera con la remera al revés. Le pregunté: ¿Al revés con las costuras para afuera? ¿O al revés con la espalda en el pecho? “Como lo interpretes”, me dijo.

Otros me aconsejan levantarme cuando me desvelo y hacer alguna actividad para cansarme, pero imaginate las ganas que puedo tener de dar vueltas por la casa a las 4 de la mañana (¡!). Probaré todo y después haré una lista de lo que sirve y de lo que no sirve para dormir. Para los desvelados como yo. Hoy empiezo yoga, así que prometo un post de una principiante descreída, pero muerta de sueño.

Esto sigue…

Anuncios

Acerca de marianisrael

Escribo sobre las pequeñas historias de la realidad cotidiana, sobre personas, lugares y cosas que veo. Soy Lic. en Comunicación Social y periodista freelance.
Esta entrada fue publicada en La pluma independiente y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s