Instrucciones para ser piquetero (post cabrón)


Foto: Agencia DyN

El jueves arrancó soleado, hasta que camino a Pilar, me encuentro con una variación, una de esas rupturas del orden cotidiano. Acostumbrada a ver filas de autos rumbo a Capital, hoy no había ni uno solo. Estaba ideal para patinar o andar en bici. ¿Qué pasó acá? Pasó “un corte total de la mano a Capital, por trabajadores metalúrgicos de Finning-Cat”, decía la radio.

Y ahí los vi nomás, una patética fiesta de 20 con el carnaval que acompaña a este tipo de piquetes (las gomas quemadas, las banderas, los nenes…). Y cercándolos, los gendarmes, con sus súper camionetas y motos estacionadas al divino botón; eran tantos que parecían ellos los organizadores del lío. Espero que los cientos de infelices que quedaron varados en una fila de 80 cuadras de autos piensen bien a quién van a votar el año que viene.

Aquí les dejo una guía de 10 instrucciones para sumarse al fácil y rentable trabajo del piquetero:

Piquet-guide

1. Asóciese a un gremio, de los fuertes.

2. En su defecto, afíliese al partido de turno y hágase amigos pesados.

3. La tercera opción le exigirá un poco más de trabajo. Consígase un empleo en algún servicio público que le rinda un buen sueldo a cambio de recibir personas detrás de un mostrador, con cara de traste, mate y facturas.

4. Si no le aumentan el sueldo, corte una calle por la tarde. Junte tres compañeros, dos bombos y una pancarta.

5. Si reclama por despidos, anule una avenida a las 9 am. Necesitará nueve compañeros, cinco bombos, algunos chicos y mujeres, banderas y pancartas.

6. ¿Siguen sin escucharlo? Bloquee la Panamericana a las 9 am. Con 10 compañeros y un par de gomas quemadas alcanza. ¿Le da miedo? No se preocupe. Gendarmería estará a su servicio, cuidándolo para evitar que se lo lleve puesto algún impaciente. Recuerde: usted SE CAGA en los demás. La protesta es más importante que el resto del mundo.

7. En el piquete: haga ruido. Grite, péguele al bombo y agite las pancartas.

8. Los periodistas querrán dejarlo mal parado; si le preguntan por qué protesta, diga que no tiene idea o ignore la pregunta.

9. Al cabo de unas dos horas, cuando ya rompió suficientemente la paciencia de los demás, levante el corte.

10. No se olvide de dejar su huella. Tire al piso los papeles, las facturas, la yerba lavada y las pancartas. Que se sepa que por ahí pasó usted con su protesta.

Perdón, este fue un post cabrón, haciendo catarsis después de haber dormido poco y con dolor de ovarios.

Anuncios

Acerca de marianisrael

Escribo sobre las pequeñas historias de la realidad cotidiana, sobre personas, lugares y cosas que veo. Soy Lic. en Comunicación Social y periodista freelance.
Esta entrada fue publicada en La pluma independiente y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s