Japón gaman

La gran ola, de Kanagawa

En el facebook, ALEJANDRA XXX publicó: “Será EL apocalipsis???? Será el fin del mundo?? O será que nos hemos comportado mal con la naturaleza, y ahora se ven las consecuencias……Basta de bombas nucleares!!!!!!!! Se sabe que la naturaleza es sabia! No te perdona los errores del pasado…”.

Parece haberse desatado una polémica en esta red social y en otras: la naturaleza, ¿se vengó con Japón? En otra escala, también debaten el tema ecologistas, expertos en energía nuclear y apocalípticos –y acá tengo que incluir a los representantes de la Unión Europea.

Y los economistas se arrancan los pelos porque las bolsas del mundo caen…

Y los que invirtieron en oro también sufren por las pérdidas…

Y mientras todos estos lanzan sus teorías conspirativas, disparatadas o superficiales, hay una civilización entera -¡un país entero!- tratando de salir a flote (literalmente). Una población que no deja de sorprendernos cada día por la mesura de sus reacciones, por lo calculado de sus pasos y movimientos, entre amenazas de lluvia ácida, réplicas del sismo, más tsunamis, otros terremotos, cortes de electricidad y de agua y, ahora, nieve. Demuestran una serenidad y una capacidad organizativa orientales.

Los de afuera discuten si fue Dios, el demonio o la ecología los responsables. Opinan si Japón le ganará o si sucumbirá ante el desastre. Pero ahí adentro, en la zona de batalla, nada de eso importa. Dicen que la prioridad principal de los japoneses hoy es sacar a sus hijos del país, preservar la vida, lo más importante cuando todo el resto se perdió.

Me conmueve la foto del japonés entre la porcelana rota de lo que parece un restaurante. Me intriga, porque no sé si está reordenando el caos o si llora sobre los platos rotos. Algo me inclina hacia la primera opción.

Este pueblo ya vivió la destrucción de la Segunda Guerra Mundial y sabe lo que es rearmarse de los escombros. La palabra justa en japonés que ilustra esta idea es gaman, la virtud de ser paciente y perseverante en la adversidad. Y los japoneses tienen gaman de sobra como para salir airosos de esta.

Anuncios

Acerca de marianisrael

Escribo sobre las pequeñas historias de la realidad cotidiana, sobre personas, lugares y cosas que veo. Soy Lic. en Comunicación Social y periodista freelance.
Esta entrada fue publicada en La pluma independiente y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Japón gaman

  1. hana dijo:

    La naturaleza no tiene el espíritu vengativo del ser humano. En cuanto a esa foto que parece conmoverte, a mi entender es una exposición de ceramicas para vender y el hombre observa con pesar el destrozo de su trabajo o de su medio de vida.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s